¿Cómo evitamos que las humedades dañen nuestros libros?

En muy poco tiempo, las humedades pueden empeorar gravemente el estado de conservación de todas las pertenencias de nuestros hogar, desde la ropa hasta los cuadros, pasando por nuetros preciados libros. Con la humedad, las hojas de los libros suelen cambiar de color, volverse frágiles y cubrirse de moho, lo que impide llevar a cabo una correcta conservación del libro, especialmente de aquellos que pertenecen a colecciones antiguas.

Existen algunos consejos para restaurar los libros afectados por la humedad, pero la única forma de evitar que nuestros ejemplares se dañen es solucionar de manera definitiva los problemas de humedad en nuestro hogar. Por mucho que limpiemos el moho, este volverá a aparecer si el libro sigue almacenado en un espacio con una elevada carga de humedad ambiental. Además, hay que tener en cuenta que algunas deformaciones en las tapas o en las hojas serán irrestaurables. Es necesario, por tanto, contactar con una empresa especializada en el sector, como HidroStop, para diagnosticar las humedades en nuestro hogar y acabar de raíz con un problema que destruye nuestras pertenencias y afecta nuestra economía. Algunos consejos para paliar los efectos de las humedades son:

  • Colocar papel secante o toallas de papel entre cada página del libro y luego ejercer presión colocándole encima algún objeto pesado u otros libros. Se recomienda cambiar las toallas de papel cada media hora hasta que la humedad de las páginas sea completamente absorbida.
  • Colocar el libro en posición vertical para que quede abierto y con las páginas separadas. Posterioremente, utilizamos un secador de pelo para aplicar viento caliente manteniendo la distancia e inmediatamente ejercemos presión con un peso para que las hojas no se deformen.
  • Para eliminar el moho de un libro, podemos utilizar un cepillo de dientes. Primero debemos secarlo y luego debemos aplicar agua oxigenada o alcohol a la zona con moho para después limpiarlo con el cepillo. Tras la limpieza, debemos secarlo nuevamente.